Focaccia liguria casera

Esta vez os traemos un video de como hacer la tradicional Focaccia liguria en casa de manera muy sencilla.

Os dejamos aquí la receta de la focaccia liguria con más detalle:

  • 166 g de harina
  • 110 ml de agua
  • 2 g de levadura liofilizada
  • 2 g de sal
  • 1 g de azúcar
  • 10 ml de aceite de oliva
  • Romero, tomillo y sal en escamas

Empezamos mezclando todos los sólidos (harina, levadura, sal, azucar) y los amasamos junto con el agua. No vamos a necesitar añadir más harina para amasar, las cantidades son justas y la masa se trabaja con facilidad.

Una vez se haya integrado toda el agua en la masa, aún será algo pegajosa, os recomiendo golpear la masa lanzandola sobre la mesa, aunque suene un tanto extraño, esta técnica deriva del amasado francés y nos da unos resultados increibles, con menor esfuerzo.

Vamos a amasar a intervalos de 2 minutos y 1 de descanso. Tras los 5-6 primeros minutos, añadimos el aceite de oliva y seguimos amasando. En este paso ya debemos hacer el amasado normal de siempre. Seguimos amasando hasta que se integre bien y quede una bola lisa. Guardamos en frío para tener una fermentación larga (24h).

Al día siguiente, sacaremos la masa a la vez que encendamos el horno, y pondremos en nuestra bandeja o molde para que fermente a temperatura ambiente y para que la masa pierda frio. Nuestra masa debe tener 1 dedo de altura, para tras el horneado casi doblar su tamaño.

Procedemos a hacerle los agujeros y a pintar con nuestra salmuera a la que añadimos algo más de aceite. En este paso también se añaden las hierbas y la sal en escamas. Dejamos que siga fermentando mientras el horno alcanza los 210 ºC necesarios para hornear.

Entre 15 y 18 minutos son suficientes (dependiendo de la potencia del horno) para obtener un resultado increible, con ese color dorado. Inmediatamente después de salir del horno le añadiremos bastante aceite de oliva por encima (esto acentúa más el color, así que no dejeis que salga demasiado oscura).

El resultado, una foccacia ligera, super aromática, crujiente y esponjosa. Irresistible, para comerla sola, aunque lo ideal es con una buena carne 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *