Pavo a la naranja

Os enseñamos como hacer este fantástico pavo a la naranja, imitando al pato a la naranja de los restaurantes chinos

Si, habeis oído bien, hemos dicho PAVO A LA NARANJA. Esta receta surge para intentar hacer algo similar al pato a la naranja, con su piel bien crujiente y su característica salsa de naranja agridulce. Para ello podemos utilizar pechugas de pavo con piel o de pollo campero/de corral. Eso sí, es muy importante conservar el máximo de piel posible.

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 pechugas de pollo o 1 de pavo (unos 350-400 g aprox)
  • 2 naranjas (opcional otra naranja para trinchar)
  • 1/3 cucharadita de 5 especias chinas
  • 1 cucharadita de salsa hoisin
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • Aceite de sésamo
  • Sal

*Debemos cocer la pechuga 1-2 minutos en agua hirviendo. Este paso es opcional.

Lo primero será mezclar la soja, miel, hoisin y las 5 especias chinas junto a unas gotas de zumo de naranja, con esto vamos a obtener nuestro glaseado. Le daremos una capa de glaseado a nuestro pavo, especialmente por la zona de la piel y lo dejaremos al aire durante 1-2 horas, y cada 30 minutos volveremos a pintarlo por la piel. Antes justo de hornearlo lo pintaremos con aceite de sésamo y lo salaremos.

Al ser una pieza pequeña y como buscamos que salga bien tostada y crujiente la piel, tendremos que calentar el horno a 250 ºC y cocinaremos el pavo en una «pyrex» con la piel hacia arriba, y el zumo de las naranjas (y la naranja trinchada) para ayudarnos a tener una carne más jugosa.

Tras solo 5 minutos será aconsejable volver a pintar la piel, y tras otros 3 volveremos a pintar, pero con el jugo que hay en el recipiente.

Pavo a la naranja salsa glaseado
Glaseado

Según el tamaño de vuestra pechuga de pavo o pollo necesitaremos más o menos tiempo, pero a los 10 minutos a 250 ºC es más que probable que esté hecha nustra pieza (basta con pincharla llegando hasta el centro y tocar nuestro pincho para ver la temperatura interna).

En este punto, vamos a terminar haciendo nuestra salsa, la cual la haremos juntando los líquidos sobrantes de la cocción (si los hay) con nuestro glaseado restante. Si el resultado es muy líquido podemos reducirla rapidamente en una sartén. Si por el contrario no teniamos suficiente líquido podemos añadir más zumo de naranja o un poco de agua. La textura final de la salsa debe ser espesa casi como la miel.

¡Y listo! Nuestro fantástico pavo laqueado a la naranja, una combinación de la técnica del pato a la pekinesa y la salsa a la naranja. Solo queda probar en casa y disfrutar 🙂

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *