Caballa marinada ahumada

Os enseñamos las claves para hacer caballa marinada ahumada en casa y darle un toque especial

Esta tradicional forma de conserva de pescados nos es muy útil, especialmente de cara al invierno que habrá mucha caballa a buen precio. El resultado, un pescado convertido en un aperitivo ideal, con su sabor potenciado y una textura algo más parecida a la de un embutido.

Bueno mucha gente se puede estar preguntando porqué hacer esto y no cocinar directamente la caballa para comernosla, la respuesta es fácil; tendremos un alimento de reserva para cualquier momento, ideal para acompañar a platos como un ajoblanco, un salmorejo, cremas y purés, ensaladas, e incluso a carnes fuertes.

Como hacer la marinada

El proceso es muy sencillo, el mismo que utilizamos al hacer un jamón: sal y azúcar. En general la proporción idónea es de 75% de sal – 25% de azúcar.

Aunque generalmente este proceso se hace con sal gorda os recomiendo hacerlo con una sal de tamaño medio o incluso sal fina granulada. Esta se va a mezclar mejor con el azúcar, haciendo que se cure más rápido nuestra caballa y que coja por igual sal y azúcar.

Deberemos dejar los lomos de caballa sin espinas y sin piel (porque tienen una piel transparente por fuera) durante 1 hora y media, cubiertos con 2 dedos de sal por todos sus lados. Si fuera muy difícil retirar la piel podremos probar despues de curarla.

Salazones
Salazones

A continuación pasariamos a su lavado, preferiblemente con un paño suave y húmedo, para retirar el exceso de sal y azúcar que puedan quedar pegados. Si queremos podemos hacerlo bajo el agua y secarlo rápidamente con papel, pero sería un poco contraproducente ya que volvería a hidratarse.

Nuestro siguiente paso sería un secado de unas 12 horas, aunque podemos sustituir este proceso por un ahumado.

El ahumado

Si optamos por hacer este proceso, nuestra caballa obtendrá un sabor mucho más profundo y estará más protegida de agente externos, es decir, se conservará aún mejor si cabe.

La forma más rápida de ahumar en casa es valiendonos de 1 bandeja de horno u otro recipiente que sea algo hondo, algún tipo de rejilla o sistema para tener las caballas suspendidas.

Ahumar en casa
Ejemplo de superficie y rejillas ideales para ahumar

De tal manera, abajo colocaremos virutas de la madera que queramos utilizar, eso sí, utilizad maderas nobles. Las prenderemos con ayuda de un encendedor o soplete, y a continuación taparemos nuestro recipiente con film, al cual le hacemos agujeros finos para que el fuego pueda respirar y no se concentre un exceso de CO2.

Mantendremos tapado durante 30 minutos. Una vez listo, si buscamos mayor potencia de sabor ahumado, podemos realizar un segundo ahumado del mismo modo.

Como conservarla o utilizarla

En casa apenas duran 1 semana, sin embargo, en ocasiones ha servido de regalo. Cortándola en lonchas sesgadas de unos 2 cm de grosor, y metiendolas en Aceite de Oliva Virgen Extra ligeramente ahumado, junto con unos granos de pimienta, cardamomo, cayena, clavo, tomillo, etc.

Casi cualquier cosa que se os pueda ocurrir (echad un ojo aquí) puede añadirse a ese aceite y infusionarlo lentamente.

Si hablamos de como utilizarla recien hecha, en general combina muy bien con las frutas ácidas, los cítricos, vinos dulces, el tocino ibérico, pan tostado, y acompañando ciertos platos en particular.

Os dejamos que seais vosotros quienes descubraís las múltiples posibilidades de esta caballa marinada 🙂

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *