Ensalada Perfecta

Os enseñamos todo lo que necesitas saber para crear la ensalada perfecta en casa, a tu gusto y muy creativa

En ocasiones nos hemos enfrentado al dilema de ¿qué añadir a la ensalada?, hoy os vamos a explicar algunos consejos para hacer una ensalada perfecta en casa con lo que tengamos a mano.

Tipos de Hojas

Sin duda cuando hablamos de ensalada es necesario hablar de alguna verdura de hoja, desde las lechugas, la rúcula, la col, etc.

  • Lechuga hoja de roble: una lechuga con un marcado sabor amargo, una textura mucho más suave y menos crujiente en comparación a otras lechugas.
  • Romana: debido a su forma alargada posee diversas texturas según nos acercamos a su tallo se vuelve más crujiente e insípida. Es posiblemente la más versátil y de sabor más suave.
  • Iceberg: no posee el tallo blanco, por tanto tiene más sabor que la romana y es muy crujiente, además su forma de media esfera nos puede resultar útil para rellenar como en un Nem vietnamita.
Nem vietnamita
  • Radicchio o achicoria: se trata de una variedad de hoja mucho mas gruesa, algo amarga y con mucho tallo/nervios. Es ideal para ciertos platos, usada para rellenar e incluso para hornear.
  • Escarola: una variedad oriunda del mediterráneo, tiene un sabor amargo potente, es su hoja es más dura que otras variedades, y por su forma es ideal para ensaladas que lleven salsa o gran cantidad de vinagreta.
  • Rúcula: tal vez la más amarga de todas, más aún si tenemos la ocasión de encontrar la silvestre. Tiene un ligero sabor que recuerda a los piñones. Por su tamaño es ideal para complementar a otras hojas o para acompañar a diversos platos.
  • Berros: con un sabor ligeramente picante, similar al de un brote de rábano. Posee una textura de hoja blanda y un sabor intenso pese a su pequeño tamaño. Ideal para combinar con otras hojas o acompañar a platos.
  • Acelgas y espinacas: pese a las diferencias que existen entre estas 2 hojas, vamos a incluirlas en el mismo grupo ya que su sabor es parecido. En general las espinacas son más finas, pequeñas y sabrosas. Por contra, las acelgas aceptan mejor el calor (en caso de hacer una ensalada templada). Son una excelente combinación en ensaladas con garbanzos.
  • Col, kale y lombarda: en ese orden, de menor a mayor intensidad de sabor. Todas ellas bastante dulces y crujientes, ideales para ensaladas con toques cítricos o avinagrados fuertes. Es mejor no combinarla con otras hojas.

Existen muchos más tipos de hojas aptas para nuestras ensaladas, sin embargo, con estas tenemos una variedad suficientemente amplia para personalizar nuestra ensalada en casa.

Vinagretas, salsas y aliños

Se nos abre aquí un camino de infinitas posibilidades; existen diversos vinagres (de jerez, de sidra, de vino, de frambuesa, de módena, etc), pero es que además podemos utilizar otros medios ácidos (como el zumo de limón, lima, naranja, piña, etc), para aportarle esa acidez a nuestra ensalada.

Del mismo modo sucede con los aceites que podemos añadir: aceite de oliva, de coco, de sésamo, de pepita de uva, de nueces, de almendras … y así.

Si entramos a realizar una salsa las posibilidades se multiplican; añadir yogurt, mostaza, salsa de pescado, etc. Y especias también, por supuesto.

Así que vamos a pararnos a pensar; ¿Que es lo que necesito para potenciar el sabor de mi ensalada o darle cierta armonía?. De aquí surgen nuestras respuestas, si tenemos una ensalada con frutas que no sean demasiado ácidas, necesitaremos aumentarla un poco, y necesitamos un aceite que no sea muy agresivo. Si queremos una ensalada con frutos secos, sería ideal un aceite de frutos secos y un toque de vinagre de jerez o de módena. Y así con todo lo que podais imaginar

Verduras y Toppings

Prácticamente cualquier verdura o fruta, sea cruda o cocida puede formar parte de una ensalada. Eso sí, siempre hay que pensar en combinaciones que sepamos que van a funcionar bien en nuestra ensalada, ya sea por contraste o por armonía.

En cuanto a los toppings, desde queso, huevo cocido, croutons, pimientos asados, aceitunas, espárragos, y un largo etc.

Mención aparte a los toppings que llamamos «proteina», ya sea jamón, confit de pato, carpaccio de ternera, atún, salmón ahumado, bacalao, caballa marinada, huevas de pescado, incluso pollo frito crujiente. Cualquier cosa, eso sí, evitaremos carnes con tendones o exceso de grasa como una carrillera.

Toppings de ensalada

Cereales y legumbres

Arroz, garbanzos, lentejas , maíz, quinoa, chia, sésamo, etc. Cualquiera puede ser un acompañamiento perfecto para nuestra ensalada, y aportarle el extra de nutrientes necsarios para convertir una ensalada en un plato completo nutricionalmente y gastronomicamente.

Y por último, imaginación

Solo os falta probar, empezad adaptando otras recetas de ensaladas con vuestros ingredientes favoritos, cambiando las salsas, poco a poco se convertirá en algo muy sencillo 🙂

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *